volver

¿Por qué es bueno realizarse una limpieza facial profunda?

Elimina las impurezas del rostro producidas por la contaminación, genética, malos hábitos alimenticios, entre otros factores.

Compártelo en

30 de Septiembre

La mayoría de las mujeres tenemos comedones o más conocidos como puntos negros. Esas marcas que se producen por la obstrucción en los poros de la piel y que tantas molestias nos causan. La denominada zona T del rostro es la más afectada debido a que ahí se concentran las áreas con más grasa. Pese a que para evitarlos influyen factores como la alimentación, la genética y la limpieza facial, hay técnicas que ayudan a eliminarlos por completo, al menos, durante un tiempo.

El mercado ofrece distintas soluciones para realzar la belleza del rostro. Desde mascarillas que se aplican en la comodidad del hogar, hasta tratamientos tecnológicos. Pese a las diferentes alternativas, existe un procedimiento que se torna fundamental si se quiere conservar la piel en buen estado. Hablamos de la limpieza facial profunda.

"Los principales factores de contaminación que afectan la calidad de nuestra piel están relacionados con el sol, el clima, el viento,  el cigarrillo, la alimentación y el maquillaje. A través de este tratamiento contribuiremos a prevenir futuras pieles acnéica, y se logrará mantener una piel sana, limpia e hidratada", aseguran en centralklinic. 

Pero, ¿En qué consiste? Es un procedimiento que puede ser realizado por una cosmetóloga o por un dermatólogo especialista y se basa en la remoción de impurezas de la piel y las células muertas. Un proceso que logra otorgarle luminosidad a la epidermis.

Pero, ¿Por qué es tan importante realizarse una limpieza facial cada cierto tiempo? Según Jocelyn Cedrina de Clínica Estétika Médica, este procedimiento "es recomendable al menos una vez al mes, aunque hay casos donde se requiere en más de una oportunidad, cuando hay mucho punto negro por ejemplo. Nosotros atendemos a personas desde los diez años. La única contraindicación podría ser la rosácea, ya que ahí deberíamos evitar la microdermoabrasion o no tocar las zonas afectadas", declaró a Estilo Mujer.

Un proceso que hidrata, extrae las células muertas (eliminando los puntos negros), que no provoca dolor y que tiene una duración de una hora por sesión. "Lo óptimo es que las personas siempre se hagan limpiezas", afirmó la experta. 

Comentarios

Sigue Leyendo